viernes, 24 de julio de 2015

Picadillo de tarjetas de crédito

Ahora que están tan de moda los programas y concursos de cocina, te propongo una receta refrescante para el verano:


El picadillo de tarjetas de crédito

Ingredientes:

  • Todas las tarjetas de crédito que tengas tú y tu pareja.
  • Las tarjetas de débito que uses para pagar en tiendas.
  • Tijeras grandes.

Pasos:

Tú ya sabes...

Variante:

Si aún no tienes un fondo de emergencia y un colchón de seguridad, mira en qué tarjeta tienes más crédito y ¡congélala!

¿Como se congela una tarjeta de crédito?

  1. Toma un sobre de plástico con autocierre, deposita la tarjeta, añade agua, cierre y mételo en el congelador. 
  2. Olvídate de que hiciste esto.

¿Que utilidad tiene esto?

Te dará la tranquilidad de saber que en caso de emergencia tienes con qué pagar, pero al estar congelada evitaras usarla para cualquier otro propósito.

Propiedades dietéticas:

El picadillo de tarjetas de crédito contribuirá a disminuir tus compras innecesarias, y en poco tiempo erradicará las cuotas y los intereses que pagas al banco.

Acabarás con más dinero disponible para emplear en aquellas cosas que de verdad te importan.

Notas de degustación:

Las tarjetas de crédito son uno de los instrumentos más perjudiciales creados por la sociedad de consumo. Permiten al consumidor gastar antes de tener dinero sin notarlo, por que no salen billetes ni monedas de su bolsillo.

Además implican unos costes altísimos, con las tasas de interés más elevadas de entre todos los préstamos.

Su uso viene de buscar el premio antes de hacer el trabajo, rompiendo la regla de que «todo esfuerzo tiene su recompensa» pero con una consecuencia de un esfuerzo aún mayor sólo por no esperar.

Es un instrumento que invita a vivir por encima de nuestras posibilidades, lo que sabemos que se paga muy caro.

Hazte este regalo y degusta tu también el picadillo de tarjetas de crédito, y si puedes, invita a tus amigos.

NOTA: La foto del picadillo es obra de una cliente que ya lo ha puesto en práctica. ¡Enhorabuena!

sábado, 18 de julio de 2015

¿Mala suerte?

La semana pasada estuve de vacaciones en Isla Canela, Ayamonte, junto a Portugal. Un bonito sitio para pasar unos días de playa y para comer buen pescado y cerdo ibérico.

El primer día vi que había una escuela náutica, pasé a preguntar y me apunté a un curso de windsurf, deporte que ya había practicado pero en el que nunca pase de principiante.

Estuve yendo dos horas diarias durante cinco días y la verdad es que he mejorado mucho y me lo he pasado muy bien, gracias a mi monitor «El negro» y a las condiciones ideales de viento.

Sin embargo, el último día tuve un accidente: Casi al final de la clase iba arrastrando la tabla desde la orilla y se me resbaló. La tabla cayó sobre mi pie derecho, y sentí un dolor moderado. La cosa es que lo que impactó en mi pie fue la aleta trasera que está ligeramente afilada.

En principio no le di importancia y seguí navegando, terminé la clase, llevé la vela a su sitio y me fui a dar un baño.

Al salir del agua me miré el pie y vi que aquello no estaba normal: Tenía un profundo corte entre dos dedos, de unos 3 cm de largo, pero ni una gota de sangre. Volví a la escuela a que me lo miraran. Allí llamaron a los sanitarios quienes me hicieron una cura y me acercaron al apartamento para luego ir a un centro de salud a poner puntos.

El resultado: Cuatro puntos de sutura, un vendaje y una ligera cojera. Lo más doloroso, la anestesia para poner los puntos, que aún así también dolieron.

Sin embargo hubo algo especial que fue lo que me hizo escribir esto. El encargado de la escuela me dijo «Vaya, ya es mala suerte»

¿Mala suerte? ¿He estado una semana de vacaciones y es mala suerte? ¿He navegado en tabla de windsurf diez horas y es mala suerte? ¿He tenido un accidente el último día de mis vacaciones y es mala suerte? ¿A pesar del corte no he perdido una gota de sangre y es mala suerte? ¿Me ha sucedido en un lugar con asistencia inmediata y con un centro sanitario a diez minutos y es mala suerte?

Pues sinceramente, yo pienso que soy muy afortunado y que tengo muy buena suerte. Lo que me ha sucedido es sólo un accidente en el que la suerte no tiene nada que ver.

Quizá hace unos años yo mismo hubiera dicho «¡qué mala suerte!» pero entonces no sabía lo que era la suerte.

jueves, 25 de junio de 2015

Pensiones Ponzi

Una pirámide financiera recibe el nombre de esquema Ponzi por haber sido Carlo Ponzi el primero que estafó a gran escala con este sistema. Desde entonces No han parada de sucederse este tipo de estafas por todo el mundo. La última que tuvo una gran repercusión mundial fue el caso Madoff, y en España los casos de Forum Filatélico y Afinsa.

Cada vez más proliferan este tipo de esquemas en negocios por Internet, algunos de ellos sin ni siquiera ocultarlo, pero muchas también camuflados bajo la apariencia de empresas multinivel. Aclaro que el multinivel es un excelente modelo pero gravemente dañado por estos estafadores, recomiendo leer mis artículos sobre análisis de negocios si estás pensando en unirte a alguno.

Por supuesto, los esquemas Ponzi están perseguidos por la ley como cualquier otra estafa. Sin embargo, en muchos países del mundo, entre ellos España, el mayor esquema Ponzi es legal: El Sistema Público de Pensiones. Hay que distinguir dos casos, los sistemas de capitalización y los de reparto. A estos últimos me refiero, estos sistemas pagan las pensiones actuales de los jubilados con las cotizaciones de los trabajadores en activo. El dinero que unos ponen se les da a los otros. Por eso necesita que haya varios trabajadores cotizando para pagar a un pensionista. Cuando el número de pensionistas aumenta y el de trabajadores disminuye, el sistema quiebra como pasa en cualquier otro esquema Ponzi.

Los que nacimos en el «baby boom» debemos ser conscientes de que cuando nos jubilemos seremos demasiado, posiblemente haya tantos jubilados o más que trabajadores, por lo que será imposible que el sistema pague pensiones dignas. Me desespera hablar de esto con muchas personas que dicen «bueno, ya lo arreglarán» en esa actitud del niño pequeño que confía que su papá lo arregle todo mágicamente.

Algunos, conscientes de este problema, en su día empezamos a ahorrar en un plan de Pensiones, creyéndonos las mentiras que nos contaron de que era el producto con mejor rentabilidad financiero-fiscal. Realmente un plan de Pensiones es una poderosa herramienta de control monetario que el Estado y la Banca han diseñado, una forma de secuestrar nuestro dinero para gestionarlo a su beneficio y aplicar los impuestos que interesen al gobierno de turno.

Si realmente quieres poner solución a tu jubilación, por favor, no te encomiendes al Estado ni al Banco y tampoco a un asesor financiero, que te venderá un producto para llevarse su comisión. ¡Toma las riendas de tu dinero con la ayuda de un coach financiero!

La imagen la he encontrado en este artículo de elcato.org «Ecuador: El esquema Ponzi del Estado» que trata este mismo asunto y que recomiendo leer.

lunes, 22 de junio de 2015

El mejor momento de hacerlo es ahora

Hace poco hablaba del concepto de tolerancia-cero para el cumplimiento de objetivos. También comentaba que estos conceptos están integrados en el método de aprendizaje de chino 8Belts que estoy cursando.

Pues bien, hace un par de días ya tenía 122 días de sol, días consecutivos consiguiendo el objetivo de añadir tres nuevos proverbios (créeme que no es nada fácil) Sin embargo, acabo de romper esa racha por un tonto descuido causado por la postergación. Simplemente dejé para última hora del día hacer mis tareas y no me dio tiempo.

Posiblemente lo hubiera conseguido de no ser por que el sistema informático del curso está ligeramente adelantado de hora. Confieso que en un principio me quise quejar y echar las culpas fuera: La típica reacción «natural» irresponsable. Pero el único responsable fui yo, que no hice mis tareas unos minutos o unas horas antes como podría haber hecho. Así que decidí ser responsable e inteligente y convertir la frustración inicial en aprendizaje y compartiendo la experiencia con los demás espera que alguien más le pueda servir.

Mi aprendizaje ha sido el título de esta publicación, «El mejor momento de hacerlo es ahora»: Cuando tengas alguna tarea pendiente de hacer, no busques la forma de engañarte para hacerla más tarde, simplemente ponte a hacerla. Lo primero es que conseguirás hacerla, que el lo que querías, te subirá la autoestima por haberlo hecho y evitarás la frustración de no haber cumplido con lo que te habías propuesto.

martes, 16 de junio de 2015

¡Quiero ganar más dinero!

Está claro, cada vez que alguien se me acerca al saber que yo ayudo a mejorar la vida económica de las personas me dice «Quiero que me ayudes a ganar más dinero»

Sin embargo, me encuentro con que muchas de ellas ya están ganando más dinero, o al menos lo han intentado, pues han conseguido un aumento de sueldo, se han cambiado a un trabajo mejor, han iniciado un pequeño negocio o han hecho algún tipo de inversión. Independientemente de si han conseguido ganar más dinero, se han quedado igual o han perdido dinero en algún negocio o inversión poco clara, me dicen que su situación económica sigue siendo igual que antes, con dificultades para llegar a fin de mes, con muy poco ahorro en el mejor de los casos y con una nula capacidad para afrontar imprevistos.

Y es que la solución que buscan no es la correcta. Ganar más no es la solución a los problemas económicos, aunque contablemente pueda parecerlo. El problema suele ser de malos hábitos, de creencias limitantes y de falta de educación financiera. Imagínate que eres un soldado que maneja la ametralladora, pero que no sabe a dónde debe disparar ni cómo funciona el arma. Si no estás disparando al objetivo correcto, puede que incluso estés disparando contra tu bando, así que darte más munición no hará más que incrementar el daño que causas. Sin embargo, si tienes claro dónde disparar y has sido bien entrenado, cuanta más munición tengas, mejor harás tu función.

Con el dinero es lo mismo. Por ello, lo primero que hago es ayudar a la persona a identificar cuales son sus limitaciones en la gestión del dinero. Sólo tras esta toma de conciencia podemos empezar a trabajar para mejorar la situación.

La mayoría de las personas o bien no hace nada, o bien busca cómo ganar más dinero. Incluso hay quien busca la solución a través de un asesor financiero o de inversiones (todavía hay quien confía en su banco para ello) y no es que sea malo, pero en absoluto es la solución.

lunes, 8 de junio de 2015

Cumplimiento de objetivos: La Tolerancia-Cero

No sé si serás de las personas que se ponen metas. Puede ser que ni sepas muy bien cómo se hace. Si es así, no esperes más y ponte a estudiar cómo ponerse metas. Hay multitud de libros y artículos que hablan de cómo ponerse metas, puedes empezar por uno muy bueno: «Metas» de Zig Ziglar.

Si ya sabes ponerte metas y lo haces, te felicito, estás entre un selecto y reducido grupo de personas que lo hace, y es un paso clave. Sin embargo, tengo una mala noticia: Esto no es suficiente. Lo que realmente marca la diferencia no es ponerse metas, pues aunque sea un paso imprescindible sigue estando en el mundo de las ideas y los pensamientos. La clave es tomar acción.

Hace poco descubrí uno de los mejores libros que he leído sobre el éxito: «Los 88 peldaños del éxito» de Anxo Pérez. Cada uno de los 88 peldaños es muy valioso, pero en lo que se trata de cumplir objetivos creo que es clave el titulado «El pentágono mágico» (léelo, está publicado en la revista Emprendedores)

Los cinco puntos son importantes, pero para alguien acostumbrado a fijar metas, los que se refieren a que sea concreto y alcanzable son muy conocidos. Sin embargo el concepto de objetivo de tolerancia cero es muy potente y combinado con la locomotora y los despertadores hacen un magnífico coctel.

Estos principios están integrados en el método de aprendizaje de chino 8Belts (yo llevo más de 100 días de sol, que son como los vagones del tren). Además, lo estoy aplicando a mis tablas de ejercicio diario y ya tengo un largo tren. Poco a poco lo iré aplicando a nuevos objetivos.

jueves, 4 de junio de 2015

La endemoniada hipoteca

Hace ya muchos años que el préstamo hipotecario está íntimamente ligado a la vivienda, especialmente en los países del sur de Europa, y con más intensidad en España. Pareciera como si la única forma de acceder a la vivienda fuera someterse a esta moderna forma de esclavitud.

Sin embargo tenemos la alternativa del alquiler, que pese a lo que dice una falsa creencia, no es tirar el dinero. De hecho es financieramente más rentable en la gran mayoría de los casos, especialmente entre la gente joven que con todo probabilidad va a cambiar de residencia en menos de diez años.

Desde hace ya muchos años, la gente joven, especialmente las parejas, pretender empezar a vivir su vida independiente con el mismo estilo y nivel de vida que tenían cuando vivían con sus padres, pero sin haber trabajado ni ahorrado como lo hicieron sus padres o sus abuelos.

La sociedad de consumo ha creado una legión de irresponsables caprichosos acostumbrados a la gratificación rápida, atener las cosas antes de habérnoslas ganado, por eso compramos con tarjeta de crédito esos bonitos zapatos o el smartphone de última generación, por eso compramos el coche nuevo con un préstamo al consumo y por eso compramos una casa con una hipoteca.

Todos son malos hábitos financieros, pero en el fondo, cuando nos permitimos el capricho de los zapatos e incluso del coche, sabemos que no estamos haciendo lo correcto, pero lo justificamos diciendo que nos lo hemos merecido. Sin embargo, en el caso de la casa, estamos convencidos, por que así nos lo han hecho creer los promotores, los bancos, el gobierno y los medios de comunicación, que al comprar una casa estamos haciendo la mejor inversión de nuestra vida, y por eso pedir una hipoteca es una buena decisión.

Sin embargo a poco que hagamos números, veremos que tener una casa en propiedad conlleva muchos gastos y muchos inconvenientes, pero si le unimos el pago de la hipoteca, podremos darnos cuenta de que es una nefasta decisión que literalmente puede llegarnos a hipotecar y condicionar toda nuestra vida.

¿Eres consciente de todo lo que conlleva tener una casa en propiedad y pagar una hipoteca? Podría poner aquí una larga lista de cosas, pero te voy a dejar que me digas tú las tuyas en los comentarios.